miércoles, 16 de noviembre de 2011

EL VER EN VIGILIA, EN SUEÑOS Y ENSUEÑOS.

   En la identidad una cosa, una realidad numérica, una fórmula es igual a si misma. Pueden suceder el ver, el oír y el gustar en vigilia, en sueños y en ensueños. Los sentidos pueden funcionar no solo en lo externo. Uno llegó a un pueblo en Santa Fe, llamado Venado Tuerto, por invitación de algunos amigos que estaban estudiando las enseñanzas de uno, esto al finalizar la década del 80. Le dieron hospitalidad a uno en una casa que tenía paz por todos lados por la calle Chaco al 200. Uno meditó allí, derramó su gracia allí y compartió allí hermosos momentos de paz y alegría. En esa casa uno durmió en profunda paz, en profunda armonía. Esa noche uno vio en sueños por adelantado a una mujer muy elegante y buena, una persona que nunca antes uno vio…y charlamos en sueños. Pasaron los días y al llegar de visita a otro pueblo en Argentina, un pueblo llamado Teodelina, allí al descender del auto miré con asombro impresionante a la persona que vi, en sueños entando en Venado…hay un ver en vigilia y en sueños que se puede adelantar a los hechos en el universo físico y en el universo interno y sutil. Por aquel entonces uno meditaba sentado con las piernas cruzadas en posición hacia el Norte o en la dirección mirando hacia el Sur, esto en circuito cerrado. La meditación era en el sonido, la luz y el santo nombre, en esta meditación no hay tiempos ni distancias, difícil es explicar esto. La meditación nunca pasó de los 20 minutos. Practicaba una respiración profunda al amanecer…mucho viento y hojas en el suelo estaban en el Venado aquel, un intenso sonido del viento en el Venado aquel, en el examen siempre están el ser y el no ser, el acierto y el error, lo absoluto y lo relativo, lo continuo y lo discontinuo, el infinito y el límite, el ver en vigilia en sueños y ensueños.
                                                                            PD: Esta experiencia interna sucedió en Venado Tuerto y en Teodelina, y fue relatada en la ciudad de San Miguel de Tucumán en el año 1996, el hecho sucedió al final de la década del 80, esto fue escrito en un libro interno para adeptos y devotos: LIBERTAD, que nunca el autor publicó…esto es un fragmento de la experiencia.
. Cuestionario o Trabajo Práctico sobre la experiencia explicada
1. ¿Alguien puede detener un contacto interno?
2. ¿Alguien puede detener la bendición interna?
3. ¿Quién fue el receptor interno que captó el contacto?
4. ¿Quién invocó?... ¿Quién nombró?
5, ¿Sin capacidad de registro existe el contacto?
6. ¿Qué produce la capacidad de registro?
7. ¿El contacto se puede producir aún sin haber magnetizado y sin conocer a la persona?
8. ¿Quién responde en el contacto la persona encarnada o su alma?
9. ¿Para este contacto hace falta un ciclo especial como el de alguna Luna llena?
10. ¿Para el contacto hace falta algún antiguo vínculo cármico o histórico?
   Este cuestionario les dejo para que piensen, examinen y buscando un nivel de conciencia superior, es el objetivo del presente Trabajo Práctico.
                                                                              Víctor Hugo Márquez
                                                                                           Tucumán 1996
                                                                            victormarquez07@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada