domingo, 23 de octubre de 2011

LA CONTEMPLACIÓN Y UBICACIÓN

   El día fue hermoso y tranquilo, un día gris, nublado y frío. El humo de los cañaverales siguió con un viento suave, el juego de los niños siguió en el patio, se encendió la luz del fondo en el atardecer. La contemplación es una de las variables que conduce de la Tierra al cielo. Hablar de contemplación significa la presencia de una acertada preparación en los órdenes emocionales y mentales, implica que hay un ver, un oír y un comprender en directo lo que es, lo que implica una alta evolución divina. Es un estado luminoso difícil de explicar en un mundo de sonidos internos y sagrados. La más plena de las generosidades está asociada al Amor contemplativo. Senda divina es amor contemplativo. La contemplación se inicia en el observar atentamente un hecho, un paisaje, los momentos vividos en la historia personal en algún sector del tiempo. La vida es un ciclo de tiempo desde el nacimiento hasta la muerte, y la vida sigue, el cuerpo muere el Alma sigue, es difícil explicar esto. Yo soy contemplación y armonía en este lugar.
   La contemplación se inicia al mirar atentamente un paisaje, al observar la respiración tratando de no modificarla, tal como es. La contemplación se inicia al mirar un atardecer, al mirar con circuito cerrado los momentos vividos en un día, un mes, un año…una vida, esto lleva a un profundo examinar. Así la contemplación es una de las variables que conduce de la Tierra al cielo. Se puede examinar un hecho en silencio y también hablando. La energía sigue a la palabra, el pensamiento y la acción. La contemplación con servicio puede llamar la atención de algún maestro interno, de algún santo, de algún guía, cuidado alguien puede estar observando, seriedad y prudencia, hace falta ubicación en todos los órdenes de la Vida, rectitud y armonía. En el observar y examinar atento se inicia la contemplación en la luz y sonidos. El amor real edifica a otros, al ambiente, es bondadoso y tiene paciencia, no tiene olvido. El amor real es simple como una flor. La virtud es repetir el bien, lo correcto, esto lleva a una mayor unidad y Victoria. En la falta de ubicación hay peligros en la meditación, en el trabajo invocativo y en la reencarnación de la evocación, mediten esto que yo hablo. En la falta de ubicación hay peligros en el trabajo invocativo y en todo. Toda cosa y realidad tiene alguna ubicación y está en algún sitio. El río Grande transita entre imponentes cerros pintarrajeados por la Quebrada de Humahuaca y en general tiene mucha arena, piedras metálicas múltiples, piedras importantes, muchas rocas y en general poca agua. Humahuaca es simple como una flor.
                                                                             Ing. Víctor Hugo Márquez
                                                                                      Tucumán 2011
                                                                         victormarquez07@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada