domingo, 26 de octubre de 2014

MARTÍN FIERRO (2)

MARTÍN FIERRO (2)
1. Martín Fierro el gaucho, vivió muchas penas, tantas, que llegó a reconocer que…yo penando vivo…si, penando.
2. Las circunstancias a veces van más allá del actual presente, y, a veces llega un gran fracaso, así…”que suele quedarse a pie el gaucho más alvertido”…repetir vocalmente y con ritmo estos versos profundos  de Martín Fierro: “Ninguno me hable de penas, porque yo penando vivo---y nadie se muestre altivo aunque en el estribo esté---que suele  quedarse a pie, el gaucho más alvertido”.  
3. En el vivir se aprende, se logra experiencia en abundancia, tan es así, que Martín Fierro llega a reconocer que:…”Junta esperencia en la vida, hasta pa dar y prestar, quien la tiene que pasar entre sufrimiento y llanto”.
4. En síntesis el sufrimiento y el llanto producen: experiencia a montón, enseñan el sufrimiento y el llanto…enseña el dolor.
5. El hombre llega al mundo físico con pocos sentidos, en la ignorancia, llega con mente cero (0), y viene con esperanza, pero, le llegan las desgracias, los fracasos, las penas. Y así aprende las lecciones del vivir, del existir en un cuerpo humano. Así Martín Fierro dice: “La pucha que trae liciones, el tiempo con sus mudanzas.”
6. En síntesis el gaucho vive penando, catalogado como vago y bandido, es perseguido por el gobierno. Si, el gaucho vive penando, con problemas del existir, alguien le quiere quitar la mujer, los hijos, el perro, la hacienda y el rancho, alguien quiere quitarle la libertad y obligarlo a ir a la guerra en un fortín, en un ejército o a la frontera para enfrentar los malones que venían a matar a los maridos, secuestrar a las mujeres y los niños, y a robar ganado abundante. Se estima según los ganaderos de ese tiempo que el robo era de 200.000 cabezas de ganado por año.
7. En síntesis el gaucho vive penando porque lo vienen a secuestrar, y a someterlo al cepo, a estaquiarlo, a esclavizarlo, a llevarlo a la frontera para que luche, y allí es estafado no le pagan lo prometido, arriesga su vida ante los esclavizadores y ante el indio que viene a matar, robar, secuestrar, destruir los pies de las mujeres para que no puedan escapar, desgarrar, y así el gaucho decide escapar, ser desertor y volver al pago, donde descubre el engaño completo, descubre que le robaron la mujer, los hijos, el perro, el rancho, las tierras, la hacienda, descubre que lo dejaron sin 1 peso en el bolsillo y lo dejaron en la ruina…8. Un gobierno sin rectitud, sin respeto a la sociedad, sin respeto al gaucho argentino de la época.
9. En síntesis el gaucho vive penando y no quiere que nadie le hable de penas, porque el gaucho penando vive, con problemas del existir, y debe ser sencillo ante tanta violencia, ante tanta estafa social, ante la maldad del mundo…nunca altivo, porque hasta el gaucho más alvertido, más prudente puede terminar sin el caballo, puede terminar andando a pie, puede terminar sin el auto, sin el camión, sin el colectivo, sin el tractor, sin el arado, puede terminar andando a pie, esto en relación a un tiempo más actual.
                                              Víctor Hugo Márquez

                                            Tucumán, octubre de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada