jueves, 30 de octubre de 2014

MARTÍN FIERRO EN EL FORTÍN


MARTÍN FIERRO EN EL FORTÍN
1. El sueldo llegó a ser el problema de Martín Fierro, ya estaba pobre no le llegaba ni un cobre, y seguía la espera del sueldo…”nunca llegaban los cobres que se estaban aguardando”. Y así pasaban los días y cada vez más pobre, tanto que ya ni ropa ni poncho ni apero tenía…”nosotros de cuando en cuando solíamos ladrar de pobres”. Ya los gauchos caían en un estado emocional propio del perro ante tanta falta de rectitud.

2. Martín Fierro y los gauchos ya andaban sucios, si, mugrientos, y esa situación les llegó a causar horror…”en mi perra vida he visto una miseria mayor”. Los gauchos sintieron lo que es la extrema pobreza, la miseria…la desgracia que es la miseria…los gauchos estuvieron en la realidad de lo insuficiente en todo…la miseria.

3. Así consideró Martín Fierro al fortín, como una desgracia, como una plaga, como un lugar de padecimiento, ya no tenía ropa, ya no tenía camisa, si, prenda por prenda fue perdiendo en los cantones o lugares de tropas…ya no tenía ni botones, ni poncho, ni apero…negativo…resultó negativo para los gauchos el Fuerte pequeño o fortín.

4. ¿Y qué pasó con el moro de Martín Fierro?
Con el moro de Martín Fierro grande fue la decepción, el Comandante se lo llevó al moro…”diciendo que lo quería pa enseñarle a comer grano”…el moro que tanto amó y que fue la fortuna ganada en Ayacucho así lo perdió.

5. Fue tremenda la desilusión de Martín Fierro en el fortín por que lo dejaron a pie, pobre y desnudo…sin Libertad…”a pie y mostrando el umbligo”…sintió que le hicieron mucho mal, y lo mismo al año siguiente.

6. Fue tanta la frustración que salían los gauchos a la madrugada al campo para hacer boleadas a las patas de los caballos del fisco, los reyunos, ya no creían en nada, perdieron la fe en lo patrio, se dieron cuenta que ellos no tenían patria…patria cero 0.

7. Entonces los gauchos comenzaron a hacer negocios con el pulpero, comenzaron a vender plumas y cuero para poder sobrevivir.

8. Los gauchos comenzaron a practicar de nuevo el trueque, vendían la pluma de avestruz, cuero y cerda, esto, por yerba mate y tabaco.

9. El dueño del boliche, el pulpero, era amigo del Jefe…el pulpero ganaba…”él cargaba las carretas de plumas, cueros y cerda”…al final el pulpero se quedaba con la mascada, a Martín Fierro no le pagaron, se quedó esperando sin recibir el bollo, le dijo al Mayor…”tal vez mañana acabarán de pagar”…

10. No le pagaron, no recibió ni 1 rial…allí comprendió que no debe hablar más con esa gente…the end, el fin…quejarse era ir a la estaca…comprendió the end, el fin, la película se acabó…la opción es salir de este engaño, salir de esta gente incorrecta, renunciar al falso ambiente, desprenderse de lo erróneo…marchar.
                                                         Víctor Hugo Márquez

                                        Tucumán, jueves 30 de octubre de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada